El rocio 2017 y el alquiler ilegal de equinos

Artículo de El Refugio del Burrito

No todos los animales en el Rocio son maltratados, y entre los peregrinos hay mucha devoción por la figura del equino. Son los animales en alquiler los que se llevan el trato más inhumano.

rocío 2017
Mulo de 30 años, en extrema delgadez y cojera severa intervenido a su propietario

Este año el Refugio del Burrito ha asistido en colaboración con el SEPRONA a unos 150 animales y, en tal mal estado estaban algunos de ellos, que 9 fueron confiscados y uno de ellos tuvo que ser sacrificado humanitariamente.

Muchos de los animales de alquiler son de edad geriátrica, presentan desnutrición, artrosis, están llenos de heridas abiertas producidas por aperos inadecuados y son alquilados sin descanso hasta que colapsan.

Un año más, El Refugio del Burrito (ERB) en colaboración con el Ayuntamiento de Almonte y el SEPRONA de Huelva desplegó un dispositivo 24 horas para garantizar el bienestar animal durante la romería de El Rocío. Este año ERB ha asistido a unos 150 animales y rescatado a 9 equinos víctimas de maltrato extremo, la mayoría provienen del negocio del alquiler ilegal.

La misión del ERB fue velar por el bienestar de los caballos, mulos, burros y ponis que participan en esta romería. Con este fin, un equipo de 20 expertos, incluyendo personal veterinario, herradores y especialistas en comportamiento y cuidados equinos, integró el dispositivo de vigilancia y asistencia durante el 31 de mayo hasta el 6 de junio.

Durante la romería de este año, el Refugio del Burrito:
– Ofreció atención veterinaria a unos 150 animales que lo necesitaban por razones de maltrato, abandono u omisión de cuidados básicos, a través de equipos veterinarios itinerantes y un hospital de campaña.
– Asesoró a propietarios y usuarios de equinos, con el fin de garantizar su bienestar y evitar el uso de aperos inadecuados, como serreta viva.
– Patrulló el acceso a los caminos y la aldea de El Rocío 24 horas para prevenir e identificar los casos de maltrato animal y dar parte a las autoridades competentes.

Los animales alquilados sufren un trato inhumano

“Hemos encontrado pocos casos de maltrato en animales de particulares, la mayoría de animales a los que tuvimos que asistir fueron animales de alquiler. Estos animales son de edad avanzada y presentan un terrible estado físico.  Son alquilados ilegalmente, algunas veces hasta a menores, y maltratados por aquellos que los alquilan debido a la falta de conocimientos, responsabilidad o simplemente empatía. Nuestro equipo ha tratado unos 150 animales in situ y se tuvieron que confiscar 9 de ellos ya que su salud era crítica. Tuvimos que proceder incluso a un sacrificio humanitario dado el estado irreversible de uno de los animales”- cuenta Veronica Sanchez, Directora del Refugio.

rocío 2017
Personal del ERB atiende a un mulo de alquiler curándoles las heridas causadas por serreta viva. El animal fue recogido el mismo día a las 4 a.m tras la llamada de la Guardia Civil, pues colapsó en las calles exhausto mientras era alquilado por unos jóvenes. El equipo del ERB lo recogió postrado en el suelo y con taquicardia y lo llevó inmediatamente al hospital de campaña para proporcionarle los cuidados necesarios. Actualmente se encuentra en un lugar seguro recibiendo atención veterinaria.

Guillermo Garcia, Veterinario Equino que trabaja en el dispositivo de bienestar animal del ERB señala que no todos los animales en el Rocio son maltratados y que existe una tradición de respeto por los equinos y hay caballistas que tratan a sus animales muy bien pero corrobora que, desde un punto de vista clínico, las condiciones de alguno de los animales de alquiler son deplorables. “Muchos de estos animales son de edad geriátrica, exhaustos, desnutridos, llenos de heridas abiertas causadas por serretas y aperos inadecuados y son alquilados sin cesar. Es el equivalente a poner a una persona de 80 años a picar piedra sin parar” añade el veterinario.

“Nuestros veterinarios han estado constantemente evaluando el estado de los animales de alquiler y si eran aptos para trabajar con el apoyo del SEPRONA. Si los animales no estaban en condiciones los marcábamos y les pedíamos a los propietarios que no los alquilasen. Después supervisábamos que seguían las recomendaciones. Si las ignoraban y volvían a alquilar a los animales marcados de nuevo, los animales eran retirados y llevados a un lugar seguro y los dueños investigados por presunto maltrato animal,” explica Verónica Sanchez

Tal era el estado de algunos de los animales de alquiler que el SEPRONA, con la colaboración de los expertos equinos del ERB, tuvo que confiscar tres caballos, cinco mulas y un burro. Los animales han sido trasladados provisionalmente a un lugar seguro donde están recibiendo asistencia veterinaria y recibirán cuidados de por vida. Los dueños serán investigados por un supuesto delito por maltrato animal.

La edad media de los animales de alquiler es de unos 25 años. Los dueños de estos negocios compran los animales más baratos que normalmente presentan las peores condiciones y son forzados a trabajar día y noche, casi sin descanso, comida y agua. El precio medio de alquiler en la aldea es desde unos 25 euros por hora, según el tamaño del carro que lleven y el número de personas. La mayoría de personas los alquilan para pasear por la aldea, pero también hay quien los alquila en sus lugares de origen para hacer el camino entero.

El año pasado, una mula de alquiler colapsó al llegar al Rocio. El animal tenía unos 26 años y estaba muy delgado. El equipo del ERB intentó todo lo que estaba en sus manos para salvarla pero el animal murió exhausto. Tanto el propietario como el que la alquiló han sido condenados a un año y cuatro meses de cárcel por un delito de maltrato animal, causando la muerte del équido.

Colaborando con las autoridades

El acuerdo de colaboración con el Ayuntamiento de Almonte y el SEPRONA con el ERB es, sin duda, el paso más importante hacia el bienestar equino en la romería y el rechazo de cualquier tipo de maltrato animal.

Rosa Chaparro del Refugio del Burrito nos cuenta “La colaboración del SEPRONA con nosotros ha sido ejemplar. La patrulla asignada estuvo apoyándonos en todo momento y resolvieron enseguida y de una forma muy eficiente cada caso de maltrato. Creemos que el bienestar animal puede mejorar enormemente con pequeños cambios y nuestra ONG se esfuerza para conseguir un gran impacto a través de la colaboración con las autoridades, hermandades y peregrinos. La educación es un pilar muy importante. Hermandades y rocieros están cada vez más concienciados y en contra del maltrato animal y son ellos mismos los que denuncian cualquier tipo de crueldad contra los animales. “

Un miembro del SEPRONA responsable del bienestar animal en El Rocio nos comenta: “El 95% de los animales son tratados bien y están en buenas condiciones. Los casos de maltrato son muy puntuales y representan menos del 5% de los animales. Nuestra misión es erradicar totalmente cualquier tipo de maltrato. Ese 5% no representa la romería de El Rocio y está ensuciando la imagen del 95% de los rocieros que tratan con respeto y amor a sus animales.”

Asesorando a propietarios y usuarios de equinos

Rocio 2017
Personal del ERB aconseja a un rociero proteger la rozadura de su mula causada por serreta.

“Tan pronto como los propietarios se dan cuenta que tenemos un equipo experto en equinos y que estamos aquí para ayudar a los animales de un forma práctica, colaboran con nuestra labor rápidamente. Nosotros no estamos aquí para terminar ninguna tradición sino para ofrecer consejo y cuidados veterinarios expertos, a veces cosas simples como por ejemplo forrar los arneses y serretas si los aperos causan rozaduras al animal. Este año muchos peregrinos se han acercado pidiéndonos ayuda o consejo. Desde rozaduras, accidentes con sus equinos o casos de cólicos” dice Coral Ruiz, del Departamento de Bienestar Animal al ERB.

A pesar de las escenas de maltrato y omisión de cuidados básicos, sobre todo hacia los animales de alquiler, en la romería de El Rocio, Verónica Sanchez permanece optimista “Nuestros próximos pasos continúan en la línea de fomentar las buenas prácticas en bienestar animal, prevenir el maltrato y trabajar con las autoridades para regular, en un futuro cercano, el negocio de alquiler de equinos. Hemos terminado El Rocio con un sentimiento de optimismo y estamos deseando continuar trabajando en mejorar el bienestar de más animales el próximo año.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *