La llegada a casa de una cría de gato: adaptación y primeros pasos

Aunque casi todo el mundo sabe algo sobre perros, bien porque ha tenido, bien por cultura popular, no sucede lo mismo con los gatos. Una persona que no haya tenido un felino con anterioridad, difícilmente sabrá lo que tiene que hacer para educar adecuadamente a su nueva mascota.

Lo primero que hay que saber es que las crías de gato suelen ser traviesas, juguetonas y muy cariñosas. Su carácter no está formado, y se irá desarrollando en función de la vida que lleve. Pero no sólo su relación con los seres humanos marcará su comportamiento. Como todos los animales, las lecciones más valiosas las aprenderá de su madre, por lo que debe pasar con ella sus dos primeros meses de vida como mínimo.

gatito

Uno de los miedos más comunes a la hora de tener un gato es el hecho de que pueda destrozar el mobiliario con sus zarpas. Por este motivo hay que intentar enseñarle a usar el rascador desde el primer momento en que entre en la casa, porque si no aprende de cachorro será muy difícil que lo haga cuando sea adulto. “Para enseñarle a no hacer algunas cosas, como arañar los muebles”, explica Isabel Rivas, tesorera de la Asociación Protectora Defensa Felina, “hay que hacerlo mediante sustos. Puede ser un ruido o una voz fuerte, y debe hacerse cada vez que el animal repita la conducta. De este modo asociará la actividad con el hecho de llevarse un susto y, con el tiempo, dejará de hacerlo”

Otro problema que supone tener una cría de gato es el hecho de que juegan mordiendo. Desam Ballester, propietaria de un pequeño gato de dos meses llamado Gauss, explica que “juega mucho con mis manos y con mis pies, pero a veces no controla y me muerde demasiado fuerte”. Jordi Ferrés, reputado educador de gatos, explica que “no hay nada que hacer porque el gato es así y juega a morder, por lo que hay que aguantar un poco”. Esta actividad es normal en los gatos pequeños, y que la única solución posible es el tiempo.

rascador-bueno-para-gato-kato

Si se tienen otros animales en casa, habrá que realizar una presentación adecuada antes de dejar que el nuevo miembro de la familia campe a sus anchas por la vivienda. Según Jordi Ferrés, el protocolo a seguir consiste en, en primer lugar, entrar a la casa con el gato dentro de un transportín cerrado y dejarlo en el suelo del comedor. A continuación se debe llamar a las mascotas de casa para que acudan también. Estando todos en la misma habitación, reconocerán su mutua presencia. Las mascotas de la casa sabrán que ha llegado un nuevo gato y el cachorro será consciente de que ha llegado a un lugar donde viven más animales. En unos minutos se puede ver, gracias al lenguaje corporal de los animales, si la convivencia va a ir bien o no. “Imagínate que traes un gatito nuevo y el gato de casa se frota con el transportín, el nuevo también, se hablan a través de la puerta…” matiza Jordi Ferrés. “Pues a los 10 o 15 minutos les abres la puerta y ves que pasa. Cuando se habla de juntar gatos suele decirse que es necesario realizar pautas de separación de 15 días, en los que los gatos vivan en la misma casa pero sin coincidir. Pero es que en realidad muchas veces no hace falta. Se puede hacer desde todo el primer día, pero es necesario hacerlo bien.”

Pero no sólo con las otras mascotas debe aprender a convivir el pequeño gato. La familia humana también deberá realizar la presentaciones pertinentes. Para ello lo mejor es jugar con el animal, darle cariño… todo desde el primer día. Si en la casa viven niños, es importante que aprendan a tratar al cachorro con cuidado, con cariño y sin brusquedad.

gatito-2

Una de las grandes ventajas que tienen los gatos es que, desde el primer momento que llegan a la casa, saben hacer sus necesidades en el arenero, sin que haya necesidad de educarlo. Por este motivo no hay ninguna necesidad de limitar la presencia del gato a una zona de la casa. El animal debe ser libre de ir y venir  su antojo, sin barreras ni puertas cerradas, de modo que pueda conocer todo el entorno.

Aún con todo esto, es evidente que una cría de gato hará travesuras, se meterá por todos los rincones y trepará a todas partes. Pero ese caracter explorador y travieso forma parte del encanto de los gatos, y es necesario que el propietario sea consciente de él antes de decidir introducir un felino en su vida.

La salud en los primeros meses

Cuando el gato se haya adaptado a la vida en su nuevo hogar, lo siguiente que se debe hacer es acudir con él al veterinario para que le realice un revisión para comprobar que el animal esté sano, así como una desparasitación externa e interna.

Una vez el animal esté desparasitado, se comenzará con la vacunación. Según explica el veterinario Julio Conde, la primera vacuna que se le pone al cachorro es a los dos meses y le protege contra la leucemia felina, que tiene varias revacunaciones. Tras esta llega la vacuna trivalente, con la que se completa la vacunación del cachorro, que no necesitará ninguna más hasta cumplir el año de edad.

gato-en-el-veterinario

1 comentario


  1. Hola amigos!

    Antes de tener el gatito tuve que acudir a mucha literatura felina, ya que la vida cotidiana del gato, o por llamarlo de alguna manera su “futuro carácter”, vendrá condicionado por la “educación” recibida en sus primeros meses de vida.
    Para corregir la conducta de un gato cuando hace algo mal, hay que tener en cuenta que BAJO NINGÚN CONCEPTO hay que golpearle, ya que además de que no hay que hacerlo con nada ni con nadie, esto sería totalmente contraproducente con un felino.
    Mi gato ya no atiende a razón de “sustos” o sonidos fuertes para que deje de hacer algo malo, así que he optado por comprar unas pistolas de agua para reñirle (junto con la emisión de un ruido) cuando empiece a morder mis pies, manos o algún que otro cojín.

    Me ha encantado este artículo. Gracias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *