Con el calor, comienza la época de vacunas

La Madriguera, Asociación Protectora de Pequeños Animales
Imagen cedida por La Madriguera
Imagen cedida por La Madriguera

Con la llegada de la humedad y las altas temperaturas, comienza el peregrinaje de los dueños de conejos a las clínicas veterinarias para la vacunación de primavera. A pesar de ser un acto necesario, aún son muchos los dueños de estos lepóridos que no ven necesidad de llevarlo adelante.

Una de las responsabilidades que adquiere un dueño de un conejo es la de procurarle los cuidados veterinarios que precise. Entre estos deberes figura la necesidad de vacunarlo contra enfermedades con una altísima tasa de mortalidad presentes en la península ibérica.

Aunque hay más enfermedades que afectan a los conejos, dos de ellas son especialmente peligrosas y potencialmente fáciles de contraer: la mixomatosis y la hemorragia vírica. Estas enfermedades, desarrolladas e introducidas por el hombre para acabar con la plagas de conejos debido, a su vez, a la acción del hombre y la reducción de los depredadores naturales de estos animales, se propagan rápidamente entre animales enfermos. Los últimos años parece que han proliferado con más fuerza que en épocas anteriores por lo que la vacunación se hace imprescindible.

No obstante, aún hay veterinarios que no aconsejan la vacunación si el animal no va a estar en el exterior o no comparte recinto con otros animales. Sin embargo, está demostrado que los conejos pueden enfermar en el entorno casero por lo que esta recomendación quedaría completamente invalidada ya que es necesario vacunar a cualquier conejo.

Vacunas obligatorias: prevención

La mixomatosis es una enfermedad vírica que se transmite a través de insectos picadores (tales como mosquitos o pulgas) además de por el contacto directo (secreciones, heridas, etc.). La vacuna de la mixomatosis sirve como prevención a dicha enfermedad y, a pesar de lo cual, no es completamente infalible.

La vacuna de la mixomatosis suele ponerse dos veces al año: en primavera y en otoño. Con la primera dosis suele cubrir unos 6 meses pero así se garantiza que los meses de mayor incidencia de contagio esté más reciente. Pasado este tiempo, se suele realizar una revacunación para garantizar su efecto durante el año completo.

Por otro lado, la conocida como enfermedad vírica hemorrágica cuenta con una vacuna que dura un año completo por lo que suele administrarse únicamente una vez al año en primavera. El contagio del animal puede darse por contagio directo con un animal enfermo (secreciones y excreciones) así como por vectores y fómites de manera indirecta.

Otras vacunas: enfermedades bacterianas

En nuestro país, además, se suele recomendar la vacunación de otras dos enfermedades de tipo bacteriano siempre y cuando el animal se encuentre en una zona de alta incidencia de la enfermedad. Este es el caso de la vacuna de la Pasteurella y la Enterotoxemia.

Precauciones a la hora de vacunar

A la hora de vacunar a nuestro conejo tenemos que tener en cuenta una serie de prevenciones para que todo vaya bien y evitar los posibles efectos adversos:

  • Es necesario que nuestro conejo sea vacunado por un veterinario de exóticos.
  • Ha de pasar una revisión veterinaria antes de ser vacunado para descartar cualquier problema de salud que pudiera agravarse debido a la vacuna o que, debido a las bajas defensas del animal, desarrolle cualquier efecto secundario.
  • Es necesario dejar pasar al menos 15 días entre una vacuna y otra para, en caso de dar algún tipo de reacción, se sepa a cual de ellas ha reaccionado.
  • Los animales vacunados han de ser vigilados durante los días siguientes a la vacunación para ver si hay alguna reacción a la misma.
  • Se aconseja vacunar en primavera cuando el calor no sea muy alto para evitar que las altas temperaturas reduzcan la efectividad de las vacunas.
  • En caso de vacunarse en época de altas temperaturas, han de seguirse los consejos del veterinario para que la vacuna haga efecto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *